martes, 6 de enero de 2015

Respiro, pienso, sonrío

Respiro, pienso, sonrió...
Era mi vida un vació el cual no sabia como llenar,
eran mis pensamientos confusos que no me llevaban a ningún lugar,
era mi alma una sombra que deambulaba por la ciudad,
era mi corazón una tumba de recuerdos y soledad,
era mi voz un eco que no paraba de resonar,
que suplicaba inútilmente entre mares de lagrimas...


Respiro, pienso, sonrió...


Respiro porque eres la nueva razón de mi vida,
Pienso en las maravillas que has traído a mi universo.
Sonrió porque eres toda mi alegría,
quien me llena de luces y fantasías...






No hay comentarios:

Publicar un comentario