jueves, 31 de enero de 2013

Solo tú


No fue necesario que el tiempo fuese prolongado para cerciorarme de que serías la persona indicada… Es más, ni siquiera te esperaba, nunca te busque y aun así puedo decir con la alegría más grande: Te encontré.
Te encontré en un día normal, tan simple y monótono como otros, no había nada especial en el que me hiciera sentir feliz ni alegre, solo era un día más, yo aún con sueño y luchando contra él, tratando de hacer lo mejor  posible mi trabajo, atiendo a los pacientes con el mejor humor y sin olvidar ser amable, todo era tan mecánico, tan programado, tan absurdo pero estaba allí cumpliendo mis responsabilidades y ese era uno de los pocos pilares que aún sostenía mi vida.
No sé ni por qué respondí ese mensaje tuyo, lo hice por educación lo recuerdo bien, pero  quien me obligaba? O que  tanto me importaba quedar bien con un extraño que solo me tenía entre sus contactos de red social? Importaba mucho para mí? O el destino bloqueo mi mente y decidió jugar las cartas por mí esa vez?
Los días que acontecieron a ese fueron marcando un nuevo camino en mi vida que jamás ni lo hubiera imaginado, poco a poco fuimos entrando en confianza, conociéndonos a grandes rasgos aun sin vernos, pero me hacías sentí r bien sin importar ese pequeño detalle…
Ahora parada aquí en medio de toda la felicidad que me das, apenas ha pasado un poco más de un mes y todo es tan perfecto entre los dos…
No sé realmente si te encontré porque nunca te había buscado o  no sé si inconscientemente lo estaba haciendo pero nunca te hallaba. Todo lo que realmente importa ahora es que formas parte de mi vida, una parte tan importante que cada mañana al despertar y antes de pisar el suelo me basta recordar tu mirada o tu sonrisa y me siento completa, siento que estas allí conmigo, entonces me levanto de la cama y dejo que todo pase, no me preocupo por nada porque me enseñaste que no hay tormento ni por más largo que haya sido que no se pueda borrar u olvidar cuando la felicidad llega de golpe y entonces dejas que te envuelva y te transforme.
En tan poco tiempo fuiste llenando esos espacios vacíos y ordenado aquel desorden dentro mío que me impedía avanzar y ver con claridad, llegaste como una luz apenas visible, pero con suficiente intensidad para no pasar desapercibido e iluminar mi ser y encenderse  por completo en mi corazón.
Ahora he aprendido que el tiempo no  determina nada, al fin y al cabo si las cosas se van a dar así será, no tiene límite de tiempo ni espacio, todo ocurre pronto o temprano, o tarde  quizás pero nadie tiene control de ello. El amor esta tan poderoso que no se deja domar por el tiempo, el amor no sabe que son los segundos, los minutos ni las horas ni mucho menos los días, meses ni años, simplemente nace y una vez así no importa nada más…
Demás está decirte que no me importa quedar como una loca al decirte: “Te amo” aunque te haya conocido ayer, hasta me atrevo a decirte: “Ayer me enamore de ti”  Y hoy lo eres todo para mí, porque has logrado conmigo lo que nadie más ha podido y tanto amor dentro mío solo puede ser producto de un sentimiento sincero y real.
Solo quiero abrazarte, reflejarme en tus pupilas, permanecer en silencio, oír tu respiración, beber de tus labios los besos más tiernos, perder la noción del tiempo, solo tú y yo, la despreocupación, sin el pasado ni el futuro cargando en nuestras mentes, solo el presente, solo lo que sentimos el uno por el otro… Solo tú, nadie más.