jueves, 25 de diciembre de 2014

Navidad... lejos de ustedes

Una vez más miro al cielo, me dejo envolver por la noche tibia y tranquila,
los juegos artificiales empiezan a ofrecer su espectáculo y  cubrir todo el cielo,
cada año es difícil enfrentar esto, cada año siento menos el espíritu navideño,  
siento decir esto, duele decir esto, pero resulta tan doloroso saber lo lejos que están ustedes y  que al llegar las doce no alzaré mi copa, no las haré chocar contra la de ustedes pensando en mis mejores deseos, no habrá largos y fuertes abrazos, alguna lagrima emotiva, nada de eso...

Los extraño con todo mi ser, y no dejo de soñar con una navidad rodeada por ustedes,
madre, hermanos, son las lucesitas que adornan mi navidad, son la fuerza que me mantienen de pie...



viernes, 19 de diciembre de 2014

Te contendré...

Sujetaré tu mano y aunque todo parezca estar mal,
aunque el barco parezca hundirse,
aunque tus pies estén cansados de caminar... 
Ahí estaré yo, sacando todo lo que me queda de fuerzas,
sonriendo a pesar de la tristeza solo para animarte,
para contagiarte las ganas de seguir luchando,
para seguir adelante juntos, uno al lado del otro,
porque eso es lo que somos, una pareja, un equipo
y cuando caigas yo te levantaré y si me caigo tu estarás conmigo...



lunes, 8 de diciembre de 2014

Hasta desangrarse

Siempre nos pasa que de repente perdemos las esperanzas,
y aquello por lo que tanto hemos estado luchando se vuelve una situación difícil de controlar
y, finalmente desistimos, caemos al vacío agobiados con tantos pensamientos de negatividad
porque ha sido larga y dura la lucha y después de todo no hemos logrado el resultado deseado...
Siempre nos pasa que preferimos rendirnos y aceptar la realidad, 
de que hay cosas que se pueden y otras que no,
que en la vida se gana y se pierde...
Pero no, no es así... Uno se gana lo que se merece y si no ha logrado su propósito
es solo por una única razón: No ha luchado hasta desangrarse.

Creo es momento de volver a levantarse.., Aún me queda un sueño por cumplir...



sábado, 6 de diciembre de 2014

martes, 2 de diciembre de 2014

Mujer hielo

Sirveme una copa de vino,
siéntate a mi lado, escucha el silencio conmigo,
muchas veces no sé que exactamente decir en tales momentos y cuando sé
que es lo que podía haber dicho ya no es el momento adecuado para hacerlo...
Reconozco que no soy la mujer dulce y frágil que tus ojos ven,
que detrás de mi mirada de niña hay cierto brillo de altanería por querer controlarlo todo,
mi voz suave se vuelve gritos y estruendos cuando nada es como yo lo deseo...
Te advertí que no sería fácil estar con una mujer como yo, tengo mis puntos, comas y acentos...
Tengo mis manías  y me gusta ir por el camino equivocado antes de llegar al correcto,
me gusta mirar al cielo cuando no hay ninguna estrella para ver,
me gustan las rosas de cualquier color pero marchitas,
me gusta el café negro y amargo y no tolero que me hablen cuando estoy leyendo un libro...
Te dije que no sería fácil no?

Pero no pierdas la calma, no te preocupes tanto,
hay miles de acertijos que jamas podrás resolver sobre mi,
hay sombras que no podrás disipar, 
hay sonrisas que no podrás robarme o tormentos que jamás
podrás aplacar...
Pero de una cosa puedes estar seguro, el solo tenerte a mi lado,
el simple hecho de que estés ahí, sosteniendo mi mano,
acariciando mi mejilla,
el simple hecho de que camines a mi lado sin buscarle tantas vueltas al asunto,
el simple hecho de aceptar ese lado oscuro que vive en mi, 
solo eso me hace feliz, me libera y complementa...
Y aunque pueda parecerte un hielo, una mujer con un amor de frío glaciar...
Puedo asegurarte que amo con tanta intensidad que tu calor puede derretir
cada superficie de mi ser...