lunes, 11 de agosto de 2014

Pensamientos de un lunes

Hoy tenía ganas de escribir...
Luego al llegar a casa caí en un completo estado de mal humor,
la rutina, el estrés, la vida laboral cada vez más insoportable,
las caras de siempre, las mismas historias  con pocas variantes,
otro día con ocupaciones, responsabilidades y preocupaciones...
Otro día donde lo monótono absorbe hasta tu última gota de energía
y de repente caes en la cuenta de que es todo tan ridículo y sin sentido...
Pero esta es la vida, pero esto es lo que hay, muchas veces esto es lo que escogemos
y es preciso avanzar, caminar, correr o arrastrase en último caso, pero nunca quedar atrás...

En pocas palabras, hoy es lunes y estos son los pensamientos de pesadumbre
que a muchos nos carcome el cerebro, pero recuerda, está dentro de ti  hacer
que las últimas horas del día sean placenteras o irte a la cama con la mente agusanada
de negativismo e ir quemando días y días con cosas y situaciones que simplemente
debes dejar ir...

Yo escogí disfrutar de un buen vaso de whisky...




domingo, 10 de agosto de 2014

Síndrome de impotencia




Hasta el último día...

Llévate mi corazón donde jamás pueda ser destruido,
cuida de mi ilusión que dentro tuyo ha crecido,
júrame un amor donde siempre estemos unidos,
ámame con pasión, con locura, sin medida ni prejuicio...

Solo ámame, solo quédate siempre a mi lado,
abrazándome hasta el fin, hasta el último día donde pueda 
ver brillar el sol...



Tú eliges...

No puedes elegir si van a hacerte daño en este mundo, pero si eliges quien te lo hace...

(Me quede con un vacío al llegar al final del libro)


Negativo (-) y positivo (+)

Un manojo de nervios, un puñado de impulso, una marea que sube y baja,
una mente inquieta  con miles de ideas disparatadas y ganas de soñar.
A veces un tornado imparable y otras un arco iris adorable,
a veces pura sonrisa y otras pañuelo y lágrimas...
A veces orientada y otras perdida...
A veces completa y otras veces rota,
quebrada, frágil...  
Histérica, alocada, feliz o malhumorada...
De todas estas maneras y  miles de otras más te quiero y mi corazón nunca dejará
de sentir todo el amor que te tengo, aunque seamos un contraste total,
aunque yo grite negro y tú grites blanco, aunque seamos azúcar y sal
o agua y aceite... siempre nos mantendrá unido algo en común, el amor que nos tenemos.