lunes, 3 de octubre de 2016

Gama

Volver a escribir no es tarea fácil, más cuando has pasado tanto tiempo lejos, perdida en tus pensamientos negativos y dejándote consumir por ellos...
En cierto modo esos estados depresivos, sentimientos de vacío y perdida del control de uno mismo siempre han constituido una gran fuente de inspiración para escribir, personalmente; yo siempre me inspire a través del dolor y aunque resulte hasta macabro o un poco perverso creo que el sentirse morir puede sacar a superficie la melancolía más bella, y esos sentimientos tan reales pueden resultar los más hermosos... Después de todo somos humanos y siempre vamos a atravesar por todo tipo de experiencias, siempre llegaremos a sentir desde la felicidad más indescriptible hasta el dolor más inconcebible, tocaremos fondo, caeremos al vacío, lloraremos como nunca y el día menos pensado estaremos sonriendo como jamás lo hicimos, enamorados de todo lo que nos rodea, hasta de la flor más insignificante, saltaremos de la alegría y todo aquello que una vez nos lastimo será parte de un conjunto de vagos recuerdos... Por eso creo que todas las emociones que podamos experimentar son maravillosas y la tormenta siempre pasa, y luego ahí esta el sol, alumbrándonos como nunca antes lo hizo.