jueves, 11 de septiembre de 2014

Arrebato de deseos

De repente siento terribles deseos de escribir,
de repente mi mente se queda perpleja,
como una hoja en blanco,
las ideas se pierden en el abismo del olvido,
o quizás la idea de que no hay nada
bueno que escribir se vuelve una piedra en el camino...

Deseo ser la de antes, ganas febriles de escribir,

de soñar con los dedos, desparramar con mis puños
todos los sentimientos anclados en mi corazón...

Deseo simplemente ser la pluma que escribe sin fin

un mundo de sueños, ilusiones,
desilusiones, risas y llantos...

Deseo dejarme llevar donde solo las letras

pueden generar aquello que a veces es necesario expresar
en líneas para desgarrarse el alma y respirar la paz...


No hay comentarios:

Publicar un comentario