miércoles, 20 de junio de 2012

Monotonía, rutina, venenos del alma

Siento que tengo tanto para decir pero no encuentro la manera de hacerlo,
desde hace tiempo mi vida se ha tornado un tanto caótica y muchas cosas se me entreveraron, 
ya no domino mi tiempo, actividades, compromisos e incluso me estoy dejando de lado a mi misma,
duermo como máximo 2 o 3 horas, no desayuno, salgo de casa en apuros, llego tarde,
la noche se me hace corta y otra vez es la misma historia al día siguiente.
Mi estado anímico es fatal, a veces tengo el mejor humor del mundo, regalando sonrisitas  a cada paso que doy y otros no quiero ni despegarme de mi cama, me aturde cualquier ruido por más insignificante que pueda ser, me agobia mirarme al espejo, tener que arreglarme, tomar mi café en apuros, tener cientos de mensajes en el móvil y no poder contestar ningunos.


Estoy descuidando un poco mi cuerpo, no le estoy dando las atenciones necesarias,
estoy alejándome una vez mas gente importante para mi, cambiándolos por libros, resúmenes, exposiciones de la universidad, exámenes  y largas horas de clases que parecen interminables y al llegar la hora de salida me escabullo, me pierdo en las calles y dejo mi mente en blanco, solo en enfoco en llegar a casa, tirar mi bolso al suelo y caer rendida en mis sábanas.


Tantas ocupaciones y preocupaciones juntas, mezcladas, encimadas hacen que deje de pensar en mi sentimientos, cuando trato de pensar en ellos me siento extraña, me siento una piedra, no soy capaz de reaccionar y eso me asusta un poco, quiero poder dejar llevarme más por ellos, quiero ser quien fui una vez,
quiero ser esa luz cálida, ese poema cursi que fui una vez...
Quiero ser esa chica dulce que regalaba versos y canciones.
Quizás el tiempo se encargo de cambiarme con la rutina y la monotonía de todos los días o tal vez yo olvide como sincronizar mi corazón con el amor...
Debo descubrirlo, debo saberlo, debo cambiarlo.





No hay comentarios:

Publicar un comentario