jueves, 10 de marzo de 2011

No se puede tapar el sol con un dedo

¨No quiero pensar lo peor,
tengo que elegir entre la confianza y la duda, siendo la segunda mi atacante
mas persistente...
Sacarme la duda me abriría las puertas a una verdad que quizás no querría escuchar.

No quiero hacer de sorda ni ciega solo por evitar un dolor mas,
pero tampoco me animo a arriesgarme, a asomar mis narices hacia esa realidad
que inconscientemente estoy intentando esquivar.¨

Eso pensaba ella mientras su mirada apagada se fijaba en el cielo nublado de la noche...
Y un suspiro ahogado anunciaba su preocupación.

2 comentarios:

  1. la duda siempre es una fuerte luchadora, pero a veces gana, porque las bases en las que creiamos no eran verdaderas, todo es tan real como nosotros dejemos que lo sea!
    lo más importante es que no dejes de creer en vos

    ResponderEliminar
  2. Pff que camino tomar? Esa auto mentira piadosa o la verdad destructiva pero sanadora a la larga?
    Siempre tarde o temprano vamos a tener que enfrentarnos a esa verdad, siempre sale, siempre surge.. y siempre tendremos que afrontarla!

    ResponderEliminar