martes, 22 de marzo de 2011

Intento, porque aunque lo desee no siempre se puede.

Simplemente no era el momento y creo sinceramente que nunca lo sera,
aprendí a respirar el aroma de la noche susurrando tu nombre en mi mente,
cerrando los ojos cuando un golpe de nostalgia me recordaba
cada beso que nos dimos.
Siempre supe que no había camino, que mis pasos no llegarían mas lejos
de lo que pude avanzar por eso retrocedí abriendo paso al olvido.
Deseche toda vana ilusión y secando los lagrimas me decidí a decir adiós,
adiós a ese sueño que nunca dejaría de ser mas que un sueño...

Tirada en mi cama, mirando el techo, e intentando llegar de algún modo
a un acuerdo con mi corazón para aliarnos y eliminar todo aquello
que lentamente nos va consumiendo, aunque no lo creas no es fácil,
nunca lo ha sido y no pretendas lo que sea.

Este corazón aun se aferra a aquello que nunca fue.
Yo, sigo aquí como alma en pena disimulando las lagrimas enjugadas en mi almohada.




.


No hay comentarios:

Publicar un comentario