miércoles, 12 de junio de 2013

Jamás...

No sueltes mi mano,
no te alejes de mi lado,
aunque las lagrimas rueden sobre mis mejillas,
aunque las fuerzas me abandonen,
aunque pierda la energía y el ánimo de avanzar,
si hay algo de lo que  no tengo duda alguna,
de la que mi certeza jamás será errada es...
que jamás me soltaras.




No hay comentarios:

Publicar un comentario