lunes, 5 de marzo de 2012

Cuantas veces...

Cuantas veces quise bajar los brazos y simplemente rendirme, lloré hasta agotar cada una de mis lagrimas y formar un gran charco en la almohada.
Pensé que no valía la pena seguir adelante y lo mejor sería olvidar el asunto, ponerle un punto final y decir ¨ adiós ¨.
Sin embargo, vuelvo a creer, vuelvo a tener esperanzas y vuelvo a enamorarme de ti con más fuerza 
que antes.Olvido el dolor, olvido las causas, olvido la desdicha del momento y me dejo llevar hacia la felicidad con tan solo un beso...


Sé que no debería, pero me puedes a tal punto que no aprendo a perderte.





No hay comentarios:

Publicar un comentario