sábado, 14 de enero de 2012

A veces hay que tomar decisiones difíciles y dolorosas, cambiar de camino sin siquiera haberlo recorrido por completo dejando atrás los recuerdos aunque cueste despegarse de ellos, hay que llorar tanto hasta agotar las lagrimas y el corazón se sienta aliviado, levantar el rostro y sonreír aunque nos traguemos un gran dolor. A veces es necesario dejar ir lo que fue y no pensar en lo que pudo haber sido, a veces simplemente hay que fracasar y volver a intentar, solo eso, nada mas.



No hay comentarios:

Publicar un comentario