lunes, 29 de octubre de 2012

Morir de placer

Simplemente quería yacer en tus brazos y dejarme consumir por el fuego ardiente
de la locura deslizándose en nuestra piel.
Cuarto oscuro, silencio y jadeos,
entregar mi cuerpo a la ira de tus besos y encender en ti el deseo rotundo de poseerme.
Solo quería ahogar mis deseos en tu boca y beber la lujuria de tus manos,
solo quería ser absorbida por tu locura y ser sometida a la tortura del placer...
Solo quería caer una y otra vez, plasmar en tu piel las marcas del desenfreno,
morir entre tus labios, tus dientes y tu sudor regando cada rincón de mi cuerpo...


No hay comentarios:

Publicar un comentario