domingo, 15 de julio de 2012

Dejar atrás, mirar adelante

Siempre me ha costado tanto dejar atrás el pasado, a veces siento que lo mejor no es desprenderme de todo, incluso de aquello que me ha hecho daño, siempre guardo la estúpida esperanza de creer que puedo repararlo todo cuando en realidad no es así, hay cosas que simplemente deben dejar de ser y ocupar un puesto secundario o incluso ninguno en nuestras vidas y es justamente eso lo que aún no comprendo o en términos más acertados no quiero aceptar.


No se puede seguir adelante cuando siempre te la pasas mirando atrás, recordando cada detalle de lo que ya no se puede remediar,
no se puede seguir adelante cuando te empeñas a encerrarte y evadir todo lo que puede venir,
no se puede seguir adelante cuando solo te pasas llorando por lo que ya fue y no recapacitas sobre ello.
Simplemente no se puede seguir adelante cuando te hachas la culpa de tantos errores cometidos y no haces nada por evitar cometerlos nuevamente.


No siempre todo esta bajo el control de uno, a veces hay que caer, a veces hay que perder, a veces hay que estallar y liberar todo ese mal para volver a intentarlo una vez más...


Siempre me enfoque en lo que he perdido, en lo que no he podido conseguir, sin embargo muy pocas veces me di cuenta de que puedo ir más lejos incluso, si me lo propongo.
Pero antes debo mirar adelante, debo bloquear recuerdos amargos y guardarme solo lo bueno.
Es tiempo de secar lagrimas, de tapar cicatrices, de sonreír, de perdonar, de olvidar, de avanzar...


Nunca el pasado podrá darte más felicidad que el futuro soñado que tu quieras conseguir!

No hay comentarios:

Publicar un comentario