sábado, 4 de junio de 2011

Antes de que tu boca pronuncie un deseo de amor,
antes de que mis manos recorran tu cielo
y de que tu ternura acabe con mi voluntad,
antes ni siquiera de rozarte,
ya eres todo mi placer... 





.

No hay comentarios:

Publicar un comentario